Semana Santa la mayor celebración de la Cristiandad

Semana Santa, Semana Mayor, Procesión del Nazareno de San Pablo

Es un período que transcurre desde el Domingo de Ramos hasta el Domingo de Resurrección. En esta se conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo

Especial Gentío

También conocida como Semana Mayor, la Semana Santa representa el período más sagrado para el cristianismo. Es la última semana de lo que la región Católica denomina Cuaresma y se utiliza para conmemorar la Pasión de Cristo. Comienza el domingo de Ramos y culmina el domingo de Resurrección.

Se trata de un período de intensa actividad litúrgica. La fecha de la Semana Santa es variable, ya que puede realizarse entre los meses marzo y abril, coincidiendo con el período de luna llena del ciclo lunar.

Para la religión católica se trata de un tiempo para la oración y reflexión. Aunque los menos religiosos suelen utilizarlo como asueto y descansar unos días. No obstante, su significado es el mismo para todas las regiones del mundo en donde se llevan a cabo las celebraciones.

Significado e importancia de la Semana Mayor

Precedida por un período de 40 días llamado Cuaresma. La Cuaresma comienza el miércoles de Cenizas, es el preámbulo para los días más importantes del calendario cristiano. Durante la Semana Santa se conmemora, la Vida, Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús de Nazaret, el fundador de la fe cristiana.

Los días jueves, viernes y sábado santo se recrean los actos que precedieron a la muerte de Jesús, para culminar el día domingo de Resurrección en el que se recuerda el milagro más importante y documentado del cristianismo, la resurrección de Jésus, que significa el triunfo del bien sobre el mal, la vida sobre la muerte y el resurgimiento del “hijo del Hombre” como un ser divino, parte de la de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Tiempo para la oración y la reflexión

La Semana Santa es una época dedicada a la auto-examinación, hacer un acto de constricción y oración. La iglesia católica es muy enfática en asegurar que se trata de un momento para acercarse a Dios por medio de la oración y celebrar el milagro de la vida.

Se reflexiona sobre los hechos históricos que son los cimientos de la fe cristiana. Se reconoce la pasión de Cristo, quien en su misericordia se sacrificó al recibir el castigo que sirvió de pacto para salvar a la humanidad del pecado.

Origen de las fiestas

La costumbre de celebrar la Semana Santa llegó a Europa en el siglo V de nuestra era. No obstante, hay documentos que dan cuenta de que ya se hacían fiestas para conmemorar la Pasión de Cristo en el siglo IV.

En el año 314, el concilio de Arlés impuso que toda la Cristiandad debía celebrar la Pascua el mismo día. El Papa es quien estaría a cargo de fijar la fecha. Sin embargo, hubo desacuerdo y muchas congregaciones se resistieron al decreto.

Es así como en el año 325, el Concilio de Nicea I estableció una serie de normas para la llevar a cabo la celebración de la Pascua Cristiana:

  • La Pascua debe celebrase en domingo.
  • No debe coincidir con la Pascua judía para evitar paralelismos o confusiones entre ambas religiones.
  • Los cristianos no deben celebrar la Pascua dos veces en el mismo año.

Sin embargo, no hubo consenso entre las dos corrientes más importantes de la época, la Iglesia Romana y la Iglesia de Alejandría. Es así como el Concilio de Nicea terminó favoreciendo a los alejandrinos, estableciendo que la Pascua se calculaba en Alejandría, se comunicaba a Roma, y luego se difundía al resto de la cristiandad.

Las celebraciones

Las celebraciones comienzan el domingo de Ramos. Este día llega Jesús a Jerusalén. El día lunes está dedicado a la meditación del Evangelio de la unción de Jesús, realizada por María de Betania, en la casa de Lázaro.

EL martes Santo, se conmemora el momento en que Cristo reveló que uno de sus apóstoles lo va a traicionar, señalando a Judas. En este día se reflexiona en torno a la anticipación de Jesús acerca de las negaciones de Pedro y la traición de Judas Iscariote.

El miércoles Santo, es el día de la conspiración de Judas Iscariote, quien entregó a Jesús ante los miembros del Sanedrín, el tribunal religioso de los judíos que buscaba aprehenderlo y condenarlo a muerte.

El jueves santo, se lleva a cabo la traición de Judas. Se celebra la última cena de Jesús de Nazaret con sus discípulos, la institución de la eucaristía, la orden sacerdotal y el lavatorio de pies. En este día los feligreses católicos realizan la visita de los siete templos o iglesias, con el objetivo de agradecer a Dios el don de la eucaristía y sacerdocio.

La crucifixión de Jesús corresponde al viernes Santo. Se planifican actos solemnes para conmemorar la pasión de Cristo y su crucifixión en el Calvario para liberar al hombre del pecado y otorgarle la vida eterna.

Sábado Santo, día de la vigilia es el punto medio entre la muerte y la resurrección de Jesús. Se lleva a cabo una vigilia pascual. En este día se acostumbra a bendecir el agua y encender las velas en señal de la resurrección de Jesús, en la madrugada del domingo.

El domingo de Resurrección, se conmemora la resurrección de Jesucristo al tercer día después de su crucifixión y su primera aparición frente a sus discípulos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *