Las latinas brillaron con luz propia

La noche de la elección de la belleza universal fue también la gran prueba de fuego para las latinas participantes, prueba de que el jurado sabía a ciencia cierta que ya la corona e quedaría en el terreno que otrora era como el patio trasero de todos los infortunios, pues la bella Andrea Meza, de México logró la apreciada corona, sin descontar la maravillosa participación de Miss República, Colombia, y la isla del encanto, Puerto Rico. Halagando la belleza de Miss Rusia, y de los más de 20 países que allí tenían a su beldad representando. EL Jurado tuvo un arduo trabajo, y al cabo de tres días logró su cometido, seleccionando entre tantas mujeres hermosas, a la más bella del universo, una mujer de 26 años, que derrocha inteligencia y amor por su país. Nace un nuevo mito Las latinas impregnan todo el espacio con su candor y simpatía y eso prueba que tienen la firme entereza de proseguir venciendo barreras para lograr ser las abanderadas, como en esta ocasión lo hizo la bella mexicana. La representante de Venezuela, una zuliana de pura cepa, Mariangel Villasmil no tuvo suerte, o al menos la misma de sus antecesoras, y allí está el meollo de lo que significa, dar el todo por el todo, y algo falló entre telones, y lo más seguro que un asesoramiento, aunque lejano, de Osmel Sousa le hubiese venido bien ajustado. Por ahora habrá que esperar este año de reinado de Andrea Meza, que no le es muy fácil, en medio dela pandemia y de tantos sin sabores políticos.
Ramón Darío Castillo / Editor en jefe gentio.com.ve

La noche de la elección de la belleza universal fue también la gran prueba de fuego para las latinas participantes, prueba de que el jurado sabía a ciencia cierta que ya la corona e quedaría en el terreno que otrora era como el patio trasero de todos los infortunios, pues la bella  Andrea Meza, de México logró la apreciada corona, sin descontar la maravillosa participación de Miss República, Colombia, y la isla del encanto, Puerto Rico.

Halagando la belleza de Miss Rusia, y de los más de 20 países que allí tenían a su beldad representando. EL Jurado tuvo un arduo trabajo, y al cabo de tres días logró su cometido, seleccionando entre tantas mujeres hermosas, a la más bella del universo, una mujer de 26 años, que derrocha inteligencia y amor por su país.

Nace un nuevo hito

Las latinas impregnan todo el espacio con su candor y simpatía y eso prueba que tienen la firme entereza de proseguir venciendo barreras para lograr ser las abanderadas, como en esta ocasión lo hizo la bella mexicana.

La representante de Venezuela, una zuliana de pura cepa, Mariangel Villasmil no tuvo suerte, o al menos la misma de sus antecesoras, y allí está el meollo de lo que significa, dar el todo por el todo, y algo falló entre telones, y lo más seguro que un asesoramiento, aunque lejano, de Osmel Sousa le hubiese venido bien ajustado.

Por ahora habrá que esperar este año de reinado de Andrea Meza, que no le es muy fácil, en medio de la pandemia y de tantos sin sabores políticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *