Haití: Un país golpeado por una profunda crisis

Presidente de Haití, Jovenel Moïse y su esposa Martine Moïse.

La última consecuencia del volátil ambiente político en el país caribeño fue el asesinato del presidente Jovenel Moïse el pasado miércoles

Especial para la Revista Gentío

La profunda crisis social, política y económica que atraviesa Haití, culminó con el asesinato, la noche del pasado miércoles 7 de julio, con el asesinato del presidente de ese país, Jovenel Moïse. En el mismo hecho también resultó herida de gravedad su esposa y primera dama del país, Martine Moïse.

Luego de un mes convulsión social, el presidente de Haití fue asesinado en su residencia. Claude Joseph, primer ministro interino del país caribeño asumió las riendas del gobierno y ordenó un estado de sitio para prevenir una escalada de la violencia.

Jovenel Moïse, asumió la presidencia tras ganar las elecciones en noviembre de 2016, y su victoria presidencial fue validada hasta febrero de 2017. Su propuesta presidencial se cimentó en promesas populistas, lo que le aseguró una fuerte oposición a su mandato.

De acuerdo con la prensa internacional, la principal causa que desencadenó el magnicidio es una profunda crisis de gobernabilidad, en la cual se conjugaron tres aspectos de suma importancia: pobreza, inseguridad e inestabilidad política.

En su historia republicana, Haití ha enfrentado múltiples problemas como consecuencia de grandes catástrofes naturales y un clima político inestable que se caracteriza por periodos de dictadura y democracia.

El homicidio del presidente haitiano le agrega mayor complejidad al clima político del país que amenaza con escalar raídamente.

Crisis política haitiana

Las protestas contra el presidente Moïse iniciaron en el año 2019. No obstante, los problemas de esta administración comenzaron mucho antes, con la salida de la presidencia de Michel Martelly. El 7 de febrero de 2016, la salida de Martelly deja un vacío de poder, por haberse cancelado la primera vuelta de las elecciones presidenciales en octubre de 2015 por disputas y un presunto fraude masivo.

Jovenel Moïse, un empresario sin experiencia política, fue elegido presidente en noviembre de 2016 y su victoria fue validada en febrero de 2017. Su campaña se basó en promesas populistas, las cuales, mantuvo incluso después de ser elegido.

Los principales factores de oposición nunca reconocieron la victoria de Moïse alegando fraude electoral. Esta situación dio inicio una tensa situación en la política interna del país caribeño. Descontento popular, inflaciones y denuncias de corrupción contra el gobierno del presidente agudizaron la situación.

Es importante señalar que Haití no ha logrado recuperarse del impacto de terremoto de 2010.  Estas condiciones además han sido agravadas por el paso de otros fenómenos naturales en la isla La Española, —que Haití comparte con República Dominicana—, como el huracán Matthew en 2016, prepararon el escenario de conflictividad que se presentaría en el año 2019.

Pobreza galopante

Protestas en Haití, el reflejo del descontento popular
Protestas en Haití, el reflejo del descontento popular

Desde algunos años Haití es uno de los países más pobres de America. De acuerdo con datos de las autoridades locales, el 60 de la población local vive con menos de dos (2) dólares diarios aumentando así los riesgos de padecer hambre.

Por su parte, la Organizaciones de las Naciones Unidas (ONU), estima que casi 4 millones de haitianos, entre una población de cerca de 11,5 millones, padece inseguridad alimentaria. Un quinto de la población, cerca de dos millones de personas, se ha visto forzado a emigrar.

Con la declaración de pandemia mundial por el Coronavirus, el país se ha sumido en una profunda crisis económica que ha acentuado el descontento popular. Algunas organizaciones locales han denunciado “inoperatividad” del gobierno.

Bandas armadas aumentan los índices de Inseguridad

El auge de las bandas armadas en Haití son un problema importante en la actualidad
El auge de las bandas armadas en Haití son un problema importante en la actualidad

En los últimos años, la inseguridad se ha incrementado por la proliferación de grupo armados en el país. Solo en el mes de junio se estima que han muerto unas 150 personas en distintos hechos de violencia, mientras que otras 200 personas han sido secuestradas.

El área metropolitana de Puerto Príncipe es una de a zonas más afectadas por la violencia de bandas criminales. Un informe reciente del Centro de Análisis e Investigación en Derechos Humanos (CARDH), una ONG especializada en la materia da cuenta de estas cifras.

En ese orden de ideas, las fuerzas de seguridad del estado haitiano parece no ser suficientes para hacerle frente a esta situación. «El país está asediado por bandas armadas que siembran el terror, asesinatos, secuestros, violaciones (…). Puerto Príncipe está sitiado en el sur, el norte y el este”, reza una cita de un medio local.

Inestabilidad política

Jovenel Moïse, fue elegido presidente de Haití en noviembre de 2016, pero su victoria fue validada en 2017. Esta situación dio origen a profundas diferencias entre el gobierno de Moïse y la oposición haitiana.

La oposición indicaba que el mandato de cinco años de Moïse debía haber acabado el pasado 7 de febrero, cuando se cumplían los cinco años del fin del gobierno de Martelly en 2016. No obstante, Moïse, insistía en que debía gobernar un año más por haber tomado posesión en febrero de 2017.

La situación generó una serie de protestas, especialmente en el año 2019, cuando miles de personas paralizaron prácticamente todas las actividades de las instituciones públicas y privadas del país.

La situación política subió de nivel, generándose protestas las cuales son el resultado de un bajo desempeño económico y acusaciones de corrupción en el que presuntamente funcionarios del gobierno de Moïse habrían malversado US$3.800 millones en ayudas de PetroCaribe, un programa de asistencia petrolera.

«La solución a los problemas que estamos atravesando actualmente no es la renuncia del presidente», dijo Moïse en 2019 en una entrevista con BBC Mundo.

«Esta solución reside en la unidad, la serenidad y la calma y la convivencia. Esa es la razón por la que decimos a todos los haitianos que necesitamos unirnos. (…) Necesitamos un país unido para crear un país mejor para la próxima generación», prosiguió el presidente.

El asesinato de Moïse se produce a sólo dos meses de las elecciones presidenciales, convocadas para el 26 de septiembre. Unos comicios en los que Moïse no podía ser candidato.

El presidente había convocado para la misma fecha un referéndum para aprobar una nueva Constitución, un proyecto que no contaba con el apoyo de la oposición ni de la comunidad internacional.

Alexandra Filippova, del Instituto por la Justicia y la Democracia en Haití, dijo en una entrevista para BBC Mundo, publicada en febrero que esa fue «la gota que colmó el vaso» del malestar social. Los expertos advierten que la administración del fallecido presidente presente aun “cuestionable” desempeño en materia de Derechos Humanos.

Filippova aseguro que » ha sido muy cuestionado por las formas en las que ha reprimido las protestas en su contra y la forma en la que ha fallado en contener el crimen y los secuestros durante su gobierno».

En enero de 2020, Moïse disolvió el Parlamento y desde entonces gobernó Haití por decreto, siendo «el único y exclusivo poder en el país», apuntó por su lado Robert Fatton, profesor de la Universidad de Virginia, en EE.UU.

Detenido presuntos implicados en el magnicidio

Imágenes de la detención de los presuntos implicados en el magnicidio del presidente de Haití
Imágenes de la detención de los presuntos implicados en el magnicidio del presidente de Haití

Entre el jueves y viernes de esta semana la Las fuerzas de seguridad de Haití desplegaron un amplio operativo para encontrar a los asesinos del presidente del país.

La Policía Nacional haitiana informó la captura de 20 de los 28 supuestos implicados en el magnicidio. De acuerdo con las autoridades 18 de los detenidos son de nacionalidad colombiana y dos de nacionalidad estadounidenses de origen haitiano. Otras tres personas resultaron abatidas en enfrentamientos con los cuerpos de seguridad. De acuerdo con el parte los abatidos son de nacionalidad colombiana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *