America latina es una de las regiones más afectadas por la “nueva realidad”

Coronavirus, hospital, médicos con traje de bioseguridad FotoAP.

Las condiciones sociales previas a la pandemia determinaron la capacidad de los países para hacer frente al problema. América latina, es una de las regiones menos preparada. Problemas políticos, económicos y sociales, abonaron el camino para la desigualdad en la atención primaria. La salud de la población es vital para salir adelante en el periodo posterior a la pandemia

Profesor Raúl Ramírez

A comienzos de la pandemia, la ONU y sus agencias advirtieron una y otra vez sobre la amenaza que las consecuencias económicas del COVID-19 significaba para la población mundial y los niños, como el cierre de las escuelas los perjudicaría psicológicamente, y cómo la falta de trabajo para los sectores sería determinante para poder superar la crisis ya de por sí sufrían de vulnerabilidades empujando cada vez más a la pobreza, el hambre y la desesperación.

Las direcciones plasmadas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), llevan a informaciones alarmantes y algunos casos a la confusión.

La pandemia ha sido uno de los mayores desastres del siglo para la humanidad, es hora de preguntarse que hemos hecho para mejorar como habitantes de nuestro planeta. Debemos tener respeto por el ecosistema y por todos los seres vivos. Estas son grandes reflexiones que nos ha costado entender. Debemos contribuir positivamente, las regiones y países deben enfocarse en que no son los idiomas y tampoco las fronteras las que nos separan. Hay un problema que nos ataca a todos. Hoy la consecuencia de nuestros actos se enfoca en el COVID-19, pero durante toda la historia, las decisiones del hombre en búsqueda de poderes y posiciones han afectado nuestras vidas.

«Las direcciones de la ONU llevan a informaciones alarmantes y con mucha confusión».

Tenemos la oportunidad de cambiar la historia, y otorgarle una gran ventaja para las generaciones futuras. Hay que enfocarnos en difundir valores, para que las organizaciones sean más responsables. Los gobiernos y líderes deben ser responsables en sus direcciones, sus intereses deben ser puestos a un lado y velar por la gente. El ciudadano debe sentir que es parte de la solución. Si queremos salir adelante como especie, debemos ser corresponsables.

Nosotros, hoy en día, hemos podidos notar grandes cambios en la naturaleza y en nuestra forma de actuar, pensamos y sentimos que volver a la normalidad social es responsabilidad de todos.

Formarnos para la adversidad es la prioridad; unificar criterios es fundamental para encontrar una solución. El dejar de ver líneas en las fronteras y aparentar ser sordos y mudos, pretendiendo no interpretar a otros idiomas son las cosas que se deben dejar a un lado para sembrar la paz verdadera.

Unión de los pueblos es la solución.

Saturación, la crisis y la escucha radical como posibilidad de camino en colectivo. El capitalismo, como orden social, aprovecha la emergencia para reforzar su lógica empresarial, y perpetuar la estructura de clases sociales y de intercambios desiguales; mientras tanto “el neoliberalismo se pone descaradamente el vestido del Estado de guerra”.

Coronavirus, estadísticas de casos en América Latina
Estadísticas de casos en América Latina

De esta manera, la emergencia generalizada evidencia las estructuras históricas en las que se levanta el sistema; en Latinoamérica el resultado trasciende a la colonialidad, del poder-saber-ser, la división sexual, racial e internacional del trabajo, y la transferencia de recursos naturales, fuerza de trabajo sobreexplotada al Norte y las sociedades industrializadas (1). Vivimos unas veces como acumulación originaria de capital, y otras como fase neoliberal en donde “el capital combate la tendencia decreciente de la tasa de ganancia.

Este texto posee una evaluación de un país donde el capitalismo sólo es posible porque es subsidiado por las relaciones de servidumbre y trabajo doméstico no asalariado. Esto significa, que las estrategias económicas adoptadas para la diversificación, modernización e industrialización no son efectivas en la superación del patrón de acumulación primario exportador, porque constituyen mecanismos que transfieren valor a las economías capitalistas desarrolladas.

Luego de una década de gobierno progresista organizado en la retórica de superación de la larga noche neoliberal, y de casi tres años de profundización de políticas neoliberales, América Latina se ve enfrentado a la emergencia del COVID-19 en una situación de crisis económica y política que muestra los enormes problemas estructurales que se mantienen en una economía rentista y dolarizada, que justifica la no afectación de las ganancias y de la concentración de la riqueza de las élites, a través de mayor endeudamiento y desfinanciamiento del sistema de salud.

Importancia de la salud en la sociedad

Una persona saludable es capaz de rendir al máximo de su capacidad en todos los ámbitos de su vida. Con ello se convertirá en una persona valiosa para la sociedad, porque su organismo funciona de manera correcta y puede realizar sus actividades diarias sin ningún problema. En estos momentos la sociedad está pasando por los cambios más relevantes del siglo debemos estar preparados y no oponer resistencias a ellos. La base familiar sigue siendo el pilar fundamental para el desarrollo psicosocial.

Una persona saludable es capaz de rendir al máximo en todos los ámbitos de su vida y se convertirá en alguien valioso para la sociedad. Su organismo funciona correctamente y puede realizar sus actividades diarias sin ningún problema.

Oportunidad para todos para sembrar un mejor futuro

Nuestra única opción estratégica en el mediano plazo para mitigar los efectos del COVID-19 en la región, es avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo a través de una mayor integración

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) de las Naciones Unidas afirmó que la región no tiene otra opción estratégica que avanzar hacia un modelo de desarrollo más sostenible a través de una mayor integración para mitigar los efectos de la pandemia del COVID-19.

En el estudio la CEPAL señala que solo con un nuevo modelo de desarrollo la región evitará volver a transitar por los caminos que condujeron a una situación en la que los efectos de la pandemia del COVID-19 pueden no solo ser devastadores en el corto plazo, sino también deteriorar las condiciones de la recuperación y el desarrollo.

En estos momentos la sociedad está pasando por los cambios más relevantes del siglo, debemos estar preparados y no oponer resistencias a ellos

El informe expresa la urgencia de implementar en la región acciones inmediatas que permitan aplanar la curva de contagio por la enfermedad del coronavirus (COVID-19), sin aplanar la curva de la economía. Asimismo, insta a los gobiernos de la región a tomar medidas urgentes para abordar la emergencia sanitaria, la emergencia social y la emergencia económica.

En el largo plazo, llama también a los países a repensar sus estrategias de desarrollo, fortaleciendo la coordinación e integración subregional y regional para asegurar las cadenas de suministro de bienes críticos, promover una migración voluntaria, no forzada, aliviar la pobreza y fomentar la reducción de la desigualdad, y fortalecer el comercio intrarregional y las cadenas de producción, entre otras medidas.

Es necesario coordinar esfuerzos para solucionar el problema. Niños en la escuela manteniendo distanciamiento físico
Es necesario coordinar esfuerzos para solucionar el problema

“El mundo se encuentra ante una crisis humanitaria y sanitaria sin precedentes en el último siglo en un contexto económico ya adverso, esta no es una crisis financiera sino de personas, producción y bienestar en nuestras manos está la solución todos somos parte de un mejor mañana crear condiciones positivas sin caer en CONFUSION.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *