Alicia Arvelo nos cuenta su “Obsesión por pintar”

Alicia Arévalo

Hoy traemos la biografía de una extraordinaria artista venezolana, Alicia Arvelo. Nacida en la ciudad de Caracas, Venezuela, estudió arte en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas; también, ha realizado estudios de arquitectura y diseño. Actualmente reside en la ciudad de Miami, Estado Unidos, desde donde ha extendido área de influencia a Europa y Sudamérica

Especial para la Revista Gentío

Alicia Arvelo es una gran artista plástica orgullosa de su gentilicio. Su trayectoria profesional le ha dado méritos para merecer grandes premios internacionales, relacionado con el mundo de las artes, entre los cuales figuran: Grand Prix Humanitaire de France (París), Premio Rubens (Bélgica) y Mérito Cultural Europeo (España).

Nació en la ciudad de Caracas, Venezuela y su vocación le llevo a estudiar artes en la Escuela de Artes Plásticas Cristóbal Rojas, ubicada en la ciudad de caracas. Pero no solo se quedó ahí, también tiene estudios en arquitectura, diseño, color, entre otras disciplinas.

Su vida profesional, le ha llevado por el mundo exhibiendo su trabajo en locaciones importantes de los Estados Unidos de Norteamérica, Europa y Sudamérica.

En su biografía, Arvelo, nos deja ver cómo se desarrolla su proceso creativo, pero considera importante comprender “lo profundo del sentimiento y lo espiritual de todos los artistas, sea cual sea su género, su forma de expresarse, sus inquietudes en el medio de su hábitat”, para entender el significado de su obra.

La artista explica que cada obra es el resultado de una “búsqueda continua, de la propia identidad o forma de expresión, la cual se activa en el diario vivir con las facetas, vivencias, experiencias, e influencias y se va creando un verdadero milagro, que va lentamente conduciendo a nuestro propio destino dejando una huella para realizar la misión para la cual nacimos”.

Confiesa que ser artista es un trabajo duro, pero al mismo tiempo satisfactorio y al respecto reflexiona. “El trabajo de un artista es arduo pero satisfactorio, uno sabe cuándo se empieza un cuadro, pero no sabe cuándo lo termina, siempre es un reto estar al frente del lienzo en blanco. La satisfacción que se tiene de lograr lo que uno va buscando es realmente una Bendición de Dios”.

Lago de Annecy, año 1980, medidas 62 x 35 pulgadas (Óleo sobre tela)
«Lago de Annecy». Óleo sobre tela. Año 1980. Medidas 62 x 35 pulgadas

Vocación por las artes desde muy pequeña

Su vocación por las artes data desde que era una niña. Comenta que cuando niña en sus tiempos libres le gustaba copiar los cuadros de los artistas famosos. Considera que su experiencia le ha forjado en la artista que es hoy en día. Según sus propias palabras “la infancia es algo que marca al ser humano en su edad madura, ya que de ahí proviene todo lo que uno va a realizar en la vida. Algunos Artistas tienen una infancia un poco más difícil, yo creo que la mía fue un poco más difícil, creo que eso también influye en la inspiración, realización, y el estilo que uno va adquiriendo con el tiempo”.

“Mi inspiración viene de la naturaleza”

Alicia Arvelo no escatima para explicar de dónde viene su inspiración. Su paisajes inspirados en la naturalizan refuerzan su creencia en la divinidad, es un sentimiento que le llena de creatividad.

“En mis cuadros me refiero a los paisajes inexistentes, busco la paz y el sosiego entre un estilo lleno de brumas, veladuras y efectos. Mi fuente de inspiración la percibo en la naturaleza, que es la afirmación de la existencia del ser supremo. Este intenso sentir (…) me produce una fuerte atracción”, asegura.

“Cada ser una delegación “

Alicia Arvelo hace una referencia a la sociedad actual y explica que para ella “cada uno lleva un rol, se asemeja a un soporte o trípode en el primer plano que consta entre la economía que es lo más poderosa, la política y la cultura… si una de estas falla el trípode pierde balance”.

“El sol que sale cada mañana tiene un mensaje profundo de la energía universal de la naturaleza, que nos alumbra a cada ser viviente que todos somos, el prodigio más grande del mundo, y todos vinimos a cumplir una misión, y para tener logros”, enfatiza.

Es el fiel reflejo del gentilicio venezolano, apasionada, perseverante, amante de la vida y la naturaleza. Un ejemplo a seguir para las futuras generaciones de nuestro país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *