El enlace de  Valentina Isabel Cordero Reyes y Juan Andrés Dávila Andrade marcó el inicio del Amor  Eterno en Bogotá

En un marco de estricta intimidad familiar  el pasado sábado 3 de marzo en la capilla del Club Hato Grande, en el burgo de Chía, Colombia  unieron sus destinos con el sagrado vínculo del matrimonio, Valentina Isabel Cordero Reyes y Juan Andrés Dávila Andrade, quienes iniciaron un romance  un día de  la primavera estadounidense. La novia es hija de Alí Cordero Casal y de Dalia Reyes  Barrios, y el contrayente lo es a su vez de Hernán María Dávila Ortíz y Celia Inés Andrade Vargas, vinculados a familias muy distinguidas de Venezuela y Colombia. Tras la liturgia católica y la misa de velaciones transcurrió una elegante, a la par que concurrida recepción en los salones de Club Hato Grande de Chía, con despliegue de proverbiales atenciones  que dispensaron los anfitriones. A las muchas felicitaciones de que han sido objeto, Juan Andrés  y Valentina Isabel, unimos la de la crónica social de GENTIO con los mejores buenos augurios para un pleno en dicha y ventura. El traje de la hoy señora de Dávila, creación del celebrado diseñador Oscar Carvallo, colmó las expectativas, descolló por su elegancia, de sobrias líneas, suave caída, albo encanto, sobresaliendo bordados y aplicaciones en encaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *