Las acciones de Netflix valen actualmente en bolsa un total de 153.000 millones de dólares, por los «sólo» 152.000 millones de Disney. Es poca diferencia, aunque hay que tener en cuenta que el volumen de negocio de la plataforma de streaming es por ahora bastante menor que el de su rival. Hay que aclarar que el valor bursátil de una compañía no tiene por que ir relacionado con sus beneficios o ingresos. De hecho, Disney genera más dinero que Netflix, aunque los inversores creen actualmente que invertir en la segunda es más rentable a largo plazo, de ahí que su cotización se haya disparado.

 

Esta situación puede cambiar en breve. Ahora mismo Netflix está en los salones de medio mundo, y eso pesa mucho a la hora de invertir en acciones de esta compañía. Es lógico pensar que es más cercana al público final y que por lo tanto tiene más fácil monetizar su inversión. Sin embargo, Disney prepara ya su propio servicio de vídeo en streaming, de ahí que retirase sus contenidos del catálogo de Netflix en Estados Unidos. Es cuestión de tiempo que ambas compitan directamente en el mismo sector, y entonces la cosa puede cambiar bastante.

 

Mientras llega y no, seguramente en Netflix van a tratar de afianzar su dominio del sector, y es que cuenta con una buena cuota de mercado a nivel mundial en países muy distintos entre sí, algo que Disney aún tendrá que labrarse si es que trata de imitar su hazaña con una plataforma de series y películas.

[Fuente: New York Post]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *