El astro de las canchas, Rafael Nadal se impuso a su par, Djokovich en el tan esperado encuentro de la final de Roma, que reunió a una pléyade de figuras de las más calificadas esferas, tanto del deporte, como del cine, la nobleza y el “jet set”- internacional.

La espera tuvo su recompensa, pues las graderías estaban repletas a cal y canto, y es que allí se han dado cita, prominentes figuras de la política, el cine, la banca, y el deporte.

El ánimo no cesó hasta que Nadal se convirtió en el verdugo del número 1 del mundo del tenis, Djokovic, que este domingo próximo pasado no las tuvo todas consigo.