Jennifer López y su emotivo discurso tras recibir premio a la trayectoria.

Antes de recibir el destacado premio, la estrella puertorriqueña realizó un ‘medley’ de sus mejores temas

«Crecí con MTV y esto es un honor impresionante para mí. Ha sido un viaje increíble, mis sueños más salvajes se vuelven realidad. Presentarme aquí siempre ha sido una obsesión para mí, cuando las personas me dicen ‘haces demasiado, solo puedes hacer una cosa’, yo me pregunto por qué no puedo hacerlo. Así que tuve que forjar mi propio camino, hacer mis propias reglas», sostuvo J.Lo.

«Así me gustó por un tiempo, hasta que tuve a mis dos angelitos que cambiaron mi vida, ahora sé que debo ser más fuerte e ir para arriba. Toda mi vida se volvió más clara y estoy aquí mucho más fuerte y mejor que nunca. Sé que el futuro es mucho más brillante, gracias por creer en mí», agregó.

Finalmente, Jennifer se dirigió a su pareja, el ex jugador de los Yankees, Álex Rodríguez, con quien tiene planes de matrimonio.

«Eres como mi alma gemela, somos como imágenes en un espejo. Me haces dar cuenta que el cielo no es límite, que el universo es infinito y que hay muchas cosas por hacer y experimentar y no quisiera hacerlo con nadie más que contigo», remarcó la artista.

Madonna recibe críticas por su discurso en el tributo a Aretha Franklin en los MTV VMA 2018.

Distintos usuarios de Twitter lanzaron sus críticas al considerar que Madonna había sido muy autorreferente al hablar sobre sus vivencias personales inspiradas en la «reina del soul».

“Aretha Louisa Franklin cambió el curso de mi vida. Dejé Detroit cuando tenía 18 años. Tenía 35 dólares en el bolsillo y mi sueño era convertirme en bailarina profesional. Después de años luchando para conseguirlo y de estar prácticamente arruinada, decidí hacer pruebas para participar en obras de teatro musical. Había oído que pagaban muy bien. No estaba entrenada para cantar ni soñaba con ello, pero fui de todas formas. Me rechazaron en todas las audiciones. Que si no era suficientemente alta, que si no tenía flexibilidad, que mi rango de voz no era suficiente, que si no era demasiado guapa….

Y entonces, un día, un grupo francés estaba buscando cantantes y bailarines para su gira mundial. ¿Por qué no?, me dije. Lo peor que podía pasarme es que tuviera que volver para que me robaran a punta de pistola y ser tomada por una prostituta camino a mi apartamento, que estaba en un tercer piso y que también era un edificio donde se vendía crack.

Así que me presenté a la audición y dos productores franceses muy altos se sentaron en el teatro vacío pidiéndome que les deslumbrara. La prueba fue bien. Luego me preguntaron si tenía alguna canción preparada. Entré en pánico. Se me había pasado completamente esa parte tan importante de la audición. Tenía que pensar rápido, mi próxima comida estaba en juego.

Por suerte, uno de mis discos favoritos era Lady Soul de Aretha Franklin.Les dije que iba a cantar You Make Me Feel Like a Natural Woman. Se hizo el silencio. Los franceses me miraban con cara de no entender nada. ‘Ya sabéis, de Aretha Franklin’, insistí. Todavía dudando, miraron al pianista para preguntarle si se la sabía. Entonces volví a hablar. ‘No necesito partitura. Me sé toda la letra. Me la sé desde el corazón, así que voy a cantarla a Capella’.

Sabía que no me estaban tomando muy en serio. ¿Por qué iban a hacerlo? Total, yo era una chica rubia delgadita que se había presentado ahí diciendo que iba a cantar sin acompañamiento una canción de la mejor artista de soul del mundo. ‘Soy Madonna’, pensé para mis adentros. Bueno, no lo pensé. Todavía no era Madonna. No sabía quién era. No sé que dije o que se me pasó por la cabeza, pero el caso es que me aproxime al final de escenario y canté.

Cuando terminé, estaba sudando de los nervios. Todos sabéis qué tipo de sudor es ese. ‘Te llamaremos algún día’, me dijeron. ‘Quizás pronto’. Y me fui. Las semanas pasaron y el teléfono no sonó. Pero un día lo hizo, y al otro lado estaba uno de los productores. Me dijo que no creían que fuera la persona adecuada para ese trabajo, pero que creían que tenía potencial y que querían llevarme a París para convertirme en una estrella. Querían que grabara un disco. No sonaba mal, siempre había querido vivir en París y también quería comer. Así que así comenzó mi carrera como cantante: yéndome a París.

Volví a los pocos meses porque no me estaba ganando la vida de lujos que estaba viviendo. Sentía que no era lo correcto. Eran buena gente, pero yo quería escribir mis propias canciones y ser músico, no una marioneta. Necesitaba volver a casa y aprender a tocar la guitarra, que es exactamente lo que hice. El resto es historia.

Seguramente ahora mismo os estáis preguntando por que os estoy contando todo esto. Hay una conexión. Os lo cuento porque nada de esto habría pasado sin Aretha. Ella me guió a lo que soy hoy. Y sé que ha influido en muchísima gente de la que está aquí hoy. Por eso quiero darte las gracias, Aretha. Gracias por empoderarnos. Larga vida a la reina”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *