«Tras 37 años al frente de su firma,Carolina Herrera asume un nuevo rol, el de embajadora de su firma homónima, y deja la dirección creativa en manos de Wes Gordon. Icono de estilo y personificación del buen gusto, Herrera cautivó a los Estados Unidos y al mundo entero»

La diseñadora de modas, venezolana Carolina Herrera, cautivó a Estados Unidos, y Europa, con su estilo muy particular, apareciendo entre las mujeres más elegantes del mundo, hizo su sueño realidad, cuando se dedicó en Nueva York al diseño de una moda que la llevó al olimpo de la fama. Casada con el aristócrata Reinaldo Herrera, se estableció en Nueva York, donde inicia una carrera vertiginosa de éxitos en los años 60.  Recién, Carolina celebró en Madrid sus 37 años de ejercicio profesional.

Ella es el mejor ejemplo de elegancia y buen gusto por su crianza de niña nacida en el seno de una familia caraqueña de la clase alta.

Nada estaba claro en aquel proceso de transición, ni en la órbita política y menos en las pasarelas, que se debatían entre el minimalismo y lo ostentoso.

Carolina ha marcado un antes y un después dentro del concepto de la moda en la alta costura y en el prêt-à-porter.

Una de sus expresiones se ciñe al buen gusto y a la distinción, su máximo secreto a la hora de optimizar lo que para ella ha sido a lo largo de estos años una divina esclavitud.

«Estoy encantada con la evolución que ha tenido esta empresa durante 37 años. Nuestro éxito ha sido impresionante y un verdadero sueño. Queda todavía mucho por hacer y estoy feliz de seguir representando nuestros proyectos por todo el mundo. Es un placer que Wes Gordon sea ahora parte de la casa Herrera, es la persona adecuada para este puesto y continuará dándole impulso al proyecto». He aquí a una gran dama. 

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *