Carolina de Mónaco no podía ocultar su tristeza hace 10 días en el Baile de la Rosa, la fiesta con la que tradicionalmente Mónaco da la bienvenida a la primavera. Una cita que todos los años ella organizaba con la ayuda de Karl Lagerfeld. El baile esta vez se convirtió en un homenaje al diseñador, fallecido el 19 de febrero a los 85 años a consecuencia de un cáncer de páncreas que él llevó en silencio durante meses.

La princesa de Hannover y de Mónaco ha roto su habitual silencio en los medios de comunicación para hablar de su amigo. Lo ha hecho en la revista francesa Point de Vue. «Estábamos muy unidos. Karl era como un miembro más de mi familia. Todos sentimos la muerte de Karl como un luto familiar, a mis hijos les afectó mucho. Le conocían desde que nacieron, él estuvo en casa cuando ellos nacieron», ha relatado. Y añade: «He pasado más años con él que con muchos miembros de mi familia. Solo mi niñera me conocía igual de bien».

“Es muy difícil describir qué era lo que nos unía, no se puede definir con palabras, se quedan cortas. Teníamos el mismo sentido del humor y nos hacían reír las mismas cosas. Llegamos a conocernos muy bien, incluso desarrollamos nuestros propios códigos», afirma la princesa.

“En Mónaco, Karl y yo hacíamos muchas actividades. Almuerzos a bordo de un barco, en la playa… Siempre estaba preparado para lo inesperado. Me llamaba y me preguntaba: ‘¿Qué estás haciendo?», recuerda la hija de Rainiero, «y al poco tiempo se presentaba en el lugar en el que yo estuviera».

Carolina de Mónaco desvela cómo el diseñador la ayudó a crecer personalmente: «Karl me enseñó a no tener miedo de explorar otros territorios y a cuestionarme todo, a no tomarse en serio a uno mismo». En cambio, revela una inesperada curiosidad. «Karl nunca me aconsejó en cuestiones de moda. A veces le preguntaba su opinión sobre un vestido u otro, pero nunca se detenía en eso. Era un hombre del Renacimiento que se proyectaba sin cesar hacia el futuro, que abrazaba la modernidad sin olvidar nada del pasado».

Carolina de Mónaco se puso un traje de la última colección de su amigo para el Baile de la Rosa. Sus diseños siempre fueron los escogidos para las grandes ocasiones de la princesa, como también de sus hijas Carlota Casiraghi y Alexandra de Hanóver.

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *