La filtración alcanzó a todos los partidos, salvo a uno: la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD). “El Gobierno se toma el incidente muy, muy en serio”, dijo la portavoz adjunta, Martina Fietz.

Los diferentes servicios de seguridad e inteligencia interna intentaban este viernes localizar al hacker o grupo detrás del ataque masivo, descubierto por las autoridades en la noche del jueves y adelantada por el canal regional RBB Inforadio, pero que comenzó a principios del pasado diciembre con datos de algunos artistas antes de lanzar los de centenares de políticos estatales, federales y del Parlamento Europeo.

En el perfil de la cuenta de la red social usada para dar acceso a la información robada aparecían la descripción de “investigador de seguridad”, “artista” y “sátira”. Twitter bloqueó este viernes la cuenta.

En un intento por devolver la calma ante el impacto del suceso en el mundo político alemán, la portavoz adjunta del Ejecutivo, Martina Fietz, aseguró que ninguna información “sensible” de la canciller se había visto comprometida. Sus números de teléfono o direcciones electrónicas eran auténticos, pero algunas informaciones estaban obsoletas.

“Los primeros análisis dan a entender que los datos fueron recuperados a través de un uso fraudulento de las contraseñas de acceso a servicios de almacenamiento en la nube informática, en cuentas de correos electrónicos y de las redes sociales”, aseguró, por su parte, el ministro del Interior, Horst Seehofer, en un comunicado.

El ministerio confirmó que resultaron víctimas del ataque los principales partidos alemanes, desde la CDU de Merkel hasta los Verdes, pasando por los socialdemócratas y los liberales. El líder del grupo parlamentario de Die Linke (La Izquierda), Dietmar Bartsch, también afectado, dijo estar “profundamente conmocionado” por este “grave ataque a la democracia”.

La única excepción fue la formación ultraderechista AfD. De momento se desconoce si se ha evitado deliberadamente la filtración de datos de esta formación o si los hackers tenían previsto publicarlos en otro momento.

De los centenares de víctimas, entre las que también está el presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, se han desvelado documentos personales, mensajes privados, números de teléfonos móviles, información de tarjetas de crédito, direcciones, cartas y facturas, entre otros. Parte de la información es antigua. De Merkel se han difundido su número de fax, su dirección de correo electrónico y varias cartas.

También se ha publicado información de periodistas de las dos cadenas públicas de televisión, ZDF y ARD, donde hay decenas de afectados, entre ellos profesionales de varios informativos. Otro de los objetivos ha sido el periodista Hajo Seppelt, que destapó el escándalo del dopaje sistemático en Rusia. La grave fuga de datos ha apuntado a varios artistas, como el humorista Jan Böhmermann, que generó en su momento tensiones diplomáticas por una sátira contra el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Tras ser informado y valorar la dimensión del ataque, el Gobierno activó la llamada “alarma cibernética”, una medida destinada a descubrir el origen del ataque y en la que participan la Oficina Federal de Seguridad de la Información (BSI), la de la Policía Criminal (BKA), el Servicio Federal de Inteligencia y la Oficina Federal de Protección de la Constitución. “Hemos estado tratando este tema desde la noche [del jueves] y nos estamos ocupando de informar a nuestra gente”, dijo, por su parte, un portavoz de los socialdemócratas del SPD, el socio de coalición del Gobierno encabezado por Merkel. “Esto es asunto de las autoridades competentes. Estamos en contacto con ellas”, añadió.

Las primeras investigaciones llevaron a detectar una plataforma cuyo operador podría estar en la ciudad de Hamburgo, aunque varios medios alemanes no descartaron que el ataque se produjera desde Rusia o China. Según un portavoz del Ministerio del Interior, se desconoce el momento y el lugar exacto en que se produjo el ataque, aunque las autoridades de seguridad ya habrían establecido que los paquetes de datos eran relativamente recientes. Fuente: Globovision.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *