En la década de 1970, el escritor de viajes estadounidense Paul Theroux se impuso una tarea sencilla: viajar en tren de Inglaterra a Asia, evento que llamó “El Gran Bazar del Ferrocarril”, que se convirtió en una de las piezas más románticas sobre viajes en tren.

Conocido como el tren más lujoso del mundo, el Cruise Train Seven Stars de Japón combina el lujo de la vieja escuela con un ferrocarril tecnológicamente avanzado. Con recorridos de dos y cuatro días alrededor de la isla de Kyushu, los pasajeros a bordo del Seven Stars se acercarán a las montañas y el mar. Pero debes tener cuidado ya que reservar un viaje en este tren no es tan simple como ingresar la información de tu tarjeta de crédito. El tren solo puede transportar 28 pasajeros a la vez y la demanda es tan alta que los pasajeros potenciales deben ingresar a una lotería. Luego se invita a los ganadores a comprar su lugar en un viaje programado.

El Venice Simplon-Orient-Express es mítico por una razón. El tren circula desde Londres a Venecia, y hace paradas en París y Verona. Los vagones se visten con muebles art decó, creando una atmósfera de glamour de la vieja escuela. Lo mejor del viaje es que la comida se obtiene a lo largo de la ruta, lo que significa que la cena se consiga en Londres y el desayuno en Provenza. Sin duda, un viaje en tren que te transportará a la época dorada de los viajes de lujo.

Explorar los lagos, los castillos y el campo de Escocia en este tren de movimiento lento es un lujo. Pero lo que hace que el Royal Scotsman sea único entre los trenes más lujosos es el spa a bordo, ya que puedes reservar un tratamiento facial, un masaje o una manicura en el spa del Haybarn para relajarse con un paisaje pintoresco.

Puedes descubrir los diversos paisajes de Sudáfrica en el tren Rovos Rail que va desde Pretoria a Ciudad del Cabo. La excursión de tres días lleva a los pasajeros en un amplio recorrido, desde las praderas de Highveldhasta el desierto de Great Karoo. La vista es excepcional desde los balcones al aire libre del vagón final. A bordo del tren, los huéspedes pueden experimentar simultáneamente los lujosos muebles y el moderno aire acondicionado.

Hace casi 600 años, el sistema de caminos incas era una hazaña de ingeniería donde se debían caminar a pie más de 25 mil millas. Pero, hoy en día, los viajeros pueden ir en un viaje de lujo en el tren Belmond Andean Explorer. El tren comienza en la antigua capital Cusco y continúa por las llanuras andinas hasta el lago Titicaca. Debido a la gran elevación en Perú, este tren se afirma como uno de los más altos del mundo.

Hay algunas razones por las que este tren está clasificado entre las vacaciones más lujosas que se puede tener en el mundo. Cada vagón en el tren Maharajas Express tiene un mayordomo privado, y en cada parada de tren, hay guirnaldas de flores frescas y una ceremonia de bienvenida. El tour de ocho días “Heritage of India” se encuentra entre las ofertas más populares de la línea de ferrocarril, que incluye paradas en Mumbai, Udaipur, Jodhpur, Jaipur, Agra y Delhi.

No todos los viajes a las afueras de la ciudad de Australia deben ser rústicos. La salida a Ghan es una de las rutas de trenes de lujo más importantes. El tren de Australia lleva a los pasajeros en un viaje de cuatro días desde Darwin a Adelaida. El tren ha estado en funcionamiento desde 1924, aunque se ha modernizado y se ha hecho más confiable. Las comidas a bordo incluyen comida local como barramundi de agua salada y filete de canguro a la parrilla.

Le Canadien ofrece servicios en todo el país, desde Toronto hasta Vancouver, pero si nunca bajas del tren, tomarás cuatro días seguidos completar la ruta. En el camino, los pasajeros verán cascadas, encantadores pueblos mágicos y las grandes Montañas Rocosas. Tome el tren en invierno para obtener las mejores vistas nevadas y campos interminables de polvo blanco. Lo mejor es que ofrece viajes para todos, desde clase económica hasta el más lujoso.

Si te gusta el lujo con una dosis de historia, reserva en el Transcantabrico Gran Lujo que posee vagones Pullman originales de 1923. Los trenes están decorados para evocar la sensación de retroceder hace casi 100 años. Además, los pasajeros pueden experimentar algunas de las mejores vistas de España desde el coche panorámico. El servicio va desde San Sebastián a Santiago de Compostela. Durante todo este tiempo (lleva siete noches), los pasajeros están rodeados por una experiencia de lujo de cinco estrellas sobre ruedas.

Desde 1993, este tren elegantemente decorado hace paradas en tres de las ciudades más brillantes de Asia; Kuala Lumpur, Bangkok y Singapur. Los interiores del Eastern & Oriental Express se inspiraron en la película “Shanghai Express” de Marlene Dietrich de 1932. Además se completan con seda tailandesa Jim Thompson, bordados de Malasia y paneles de madera de cerezo. Las ricas decoraciones solo se realzan cuando el tren pasa por una exuberante selva tropical o templos antiguos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *