Hasta que se fue a su última morada, el Presidente George Bush tuvo como compañía  a su fiel mascota el perro labrador Sully, que se postró a su vera toda la noche del velatorio. Horas antes, en el avión presidencial los restos del ex mandatario estadounidense fueron trasladados a Texas, donde permaneció en capilla ardiente, y el fiel Sully allí estaba…

La conmovedora foto se hizo viral y el mundo entero vio este gesto del gran amigo del fiel  Amo… Nada nos aparta más de la vida, que la soledad, y el hombre fuerte de los norteamericanos, sintió la soledad de los amigos, menos la de su perro fiel…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *