Esta semana el amor ha compartido portadas. En la de Paris Match, Susana Gallardo junto a Manuel Valls, dándose una segunda oportunidad en todo. Menorca ha sido el punto de encuentro de esta nueva pareja que mezcla jet setcon política, una combinación que recupera muchísima actualidad y que podría ser la respuesta a todo el conflicto independentista. Un ex primer ministro francés como alcalde de Barcelona apoyado por una de las grandes damas de su sociedad. Ya era un secreto a voces: Menorca es el nuevo Saint Tropez.

Sin embargo, nuestras revistas del corazón están más interesados en atraer al público joven y han reunido a un nuevo grupo de celebridades con tanto futuro como la Inteligencia Artificial. Es un trío de veinteañeros, Chabelita Pantoja, Felipe de Marichalar Borbón y Georgina Rodríguez. El grupito veinteañero está más unido por Louis Vuitton e Instagram que por cualquier religión o política. Me gustó Chabelita desde que la vi en una fotografía XL en la casa de El Rocío de su mamá, Isabel Pantoja. Allí te recibían sendos retratos de su hija, célebre desde que llegó a España y de Francisco Rivera, Kiko, su hijo, célebre desde la cuna. Chabelita parecía mirar como un cóndor desde ese retrato descomunal. En ese entonces Chabelita salía pixelada en las revistas. Cuando estaba a punto de abandonar ese tratamiento fotográfico, se descubrió que estaba embarazada de su primer novio, Alberto Isla, que llevaba en su nombre todo el aroma del culebrón andaluz.

Chabelita es mamá y se ha casado ya dos veces, igual que Manuel Valls. Esta semana ha habido rumores de que se casaría una tercera vez, con Omar Montes. De las islas a los montes pero siempre conservando esa melena que parece un guiño a la de su mamá y con un ojo atinado para los estilismos. Chabelita cambia de novios pero es fiel a las extensiones, las gafas maxi y unas chancletitas que hablaban por ella cuando intentaba pasar muda delante de la prensa. Su nueva conquista y aporte es Omar. El rapero tiene las ideas claras en cuanto a estilo. Y también en cuanto a la tarifa por actuación, 7.000 euros por conciertos de 30 minutos, según Semana. Omar viste piezas de apariencia sencilla pero de marca grande. Le fascinan los básicos pero que se lea Gucci o, como en sus chanclas favoritas, Calvin, en una, y Klein en la otra. ¡Nos falta muchísimo por aprender de estos chicos!

Georgina Rodríguez, novia de Ronaldo y madre de su hija, está volcada en su operación triunfo en Italia. Gio es un año y medio mayor que Chabelita. Esa madurez le facilita una mayor estabilidad en las relaciones, todavía no se ha casado, al contrario que Chabelita, que es reincidente. Ambas se dejan fotografiar con sus parejas, volviéndoles el mejor accesorio. Georgina mezcla estéticas y remata con un look que evoca la calle Serrano y alguna esquina del extrarradio, algo que para esta generación no es deplorable, es ese toque étnico que consigue que todo encaje, aportando autenticidad. Las nuevas parejas se comunican a través de su ropa, su verdadera pasión. Algo que antes hacían los monarcas o mujeres-símbolo como Jackie Kennedy o Diana de Gales. Ahora ves a Georgina y Ronaldo caminando por Turín, donde viven en dos villas conectadas entre sí, recurriendo a ese truco de los Beckham de combinarse en plan mimético. Ronaldo va de camisa blanca y vaqueros negros superajustados y Georgina se pone un top negro y shorts de infarto pero con una chaquetita blanca. Es un pelín asustante, verla atrapada en esa combinación de short que se canibaliza a sí mismo y chaquetita como para entrar a misa. Mientras Valls y Gallardo apuestan por el color, los jóvenes prefieren ser vampiros.

Felipe de Marichalar apareció por Marbella con una bandana estilo Amante bandido. Felipe, cuarto en la sucesión a la jefatura del Estado, podría aprovechar la puesta de largo de su hermana Victoria Federica para invitar a Chabelita y Georgina y así reventar portadas y barreras sociales. Pero quizás sea prematuro y poco aristocrático. Tienen que seguir girando un poco mas en sus respectivas órbitas antes que eso ocurra. Mientras esperamos, la influencer María Teresa Campos apuesta por la fuerza arrasadora del botín blanco. Las grandes cadenas de tiendas de moda están llenas de botines blancos para vender esta temporada y entre las primeras en ponérselos está Tere Campos caminando segura hacia el otoño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *