«Lo que es siempre justo, es lo Indispensable para acaparar las miradas en el momento casual y envidiable»

Es como dar crédito a aquello de que «el hombre propone y la mujer dispone».No deja de ser objeto de deseos todo lo que acompañe a la mujer elegante, cualquier artilugio, por pequeño que éste sea. Una cartera, unos pendientes, un anillo, o simplemente ella como mujer sencilla y chic.No hay que olvidar que la mujer siempre viste para causar verdes envidias de sus más encarnizadas enemigas: las mujeres. Pero sus más aterradores críticos son los hombres… a quienes embrujan ¡Y cómo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *