El pánico se hizo presa de los más de 40. 000 personas que permanecían en las oficinas de las torres. Poco después de las 9 de la mañana, la ciudad entró en pánico, el caos sucumbió ante tanta monstruosidad de Bin Laden y sus secuaces fundamentalistas. Se activaron las alarmas, las calles constituían un hervidero de gente, ambulancias, gente ávida de prestar auxilio a los millares de víctimas,

Desde la Casa Blanca se giraban instrucciones a diestra y siniestra, y los cuerpos de seguridad y los servicios hospitalarios estaban saturados. Las víctimas se contaban por miles.

La  tragedia paralizó a la gran urbe. Que ese fatídico 11 de septiembre marcó la tristeza que aún se refleja en cada neoyorquino que vivió en pleno Manhattan, una tragedia imborrable en su historia.

Las Torres Gemelas eran una figura emblemática del mundo financiero estadounidense en Nueva York. Videos de millones de turistas muestran cómo este lugar era visitado para llegar a la zona más alta y tomar fotos del panorama de la ciudad…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *