Recientemente la ciudad de Hiroshima, Japón, se convirtió en el paraíso. Una máquina expendedora conocida como The Pizza Self 24-hour fue colocada y puesta en funcionamiento frente a una tienda de venta y alquiler de video (la cual aumentó su rentabilidad de inmediato, obviamente) que, según los ciudadanos, ofrece pizzas más que deliciosas —teniendo en cuenta que la «cocina» una máquina—.

De momento, la expendedora solo ofrece dos tipos de pizza:

  • pizza margarita, a un precio de 8 dólares (980 yen)
  • pizza cuatro quesos, con un costo de 10 dólares (1200 yen)

La máquina funciona a gran velocidad, desembolsando cada pizza en menos de 5 minutos. Mucho mejor que un delivery, ¿no?

El escepticismo de los más viejos no tardó en arribar. Muchos cuestionaron con desdén: ¿qué clase de buena pizza podría salir de una máquina expendedora? Sin embargo, esta máquina supo ser profeta en tierra propia y ganó reviews más que interesantes:

—¡Deliciosa! Incluso tiene queso azul.

—Es increíble. Sobrepasó las expectativas.

Además, fue importada desde la mismísima Italia, madre patria de todas las pizzas.

La pizza es rápida y deliciosa, pero, también, incluye (en el pack de contención) una caja recipiente, bolsa para transportar y ¡un cortador de pizza!

La máquina está ubicada a 12 minutos (a pie) de la Shin Hakushima Station, parada siguiente a la estación principal de Hiroshima. Cerca de esta máquina, se encuentran algunas que pueden ofrecerte bebida y postre, incluso Crème brûlée y Crêpes.

En Japón, jamás morirás de hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *