El café venezolano, además de exquisito es seductor, cómplice de cuitas, y hasta de los más recónditos secretos de los mortales. En estos días, se presentó en  cada vez con m vestido de sibarita moderno, en un  espacio que lo revistió de máximo personaje. Este fin de semana el magnífico aroma del café impregnó toda la ciudad capital, justo cuando cumplía 455 años de vida, y gracias al “Caracas Quiere Café”, los asistentes disfrutaron de una velada inaugural y de tres días espléndidos.

Eurobuilding Hotel & Suites Caracas fue el lugar perfecto para dar cabida a 40 stands con expositores que ofrecieron productos y servicios para dar a conocer diversas marcas de café, así como a las escuelas de barismo, empresas de equipamiento de máquinas de este grano, accesorios, coffee shops, productos gourmet y proveedores del sector agrónomo del café.

El café del primer día 

Viernes repleto de sorpresas, para una puesta de largo impecable. No  solo lo vimos en  las caras de los expositores, concursantes de actividades y organizadores sino también en las de los invitados que de una vez comenzaron a hacer lo propio al mirar, preguntar y degustar una buena taza de su tipo de café preferido.

“Este es el mejor momento para disfrutar del talento y de los artistas ‘made in Venezuela’ que se toman el café en serio”,  alcanzó decir Jannina Poján (@lacoffeeteacher), barista venezolana certificada SCA (Specialty Coffee Association) y directora de la Escuela Venezolana del Café, ante la mirada de un jurado estricto.

Además de otras excelentes actividades, alrededor del mediodía se realizó el lanzamiento del  carro  marca Carbone Espresso, que rodará por buena parte de Caracas prepararándo café al momento. Bautizado Clarissa, se trata de una piaggio ape italiana rediseñada para este delicioso fin.

“Decidimos reconstruirla para que sea una estación de espresso rodante. Adentro se consigue la máquina de café molino. La idea con ella es estar entre los eventos de food truck con la marca Carbone”, comentó Pietro Carbone (@carbonespresso), maestro barista, fundador de la Accademia del caffe.

Agregó que “la idea de la piaggio fue juntar la pasión por el diseño y el arte italiano. Este carrito tiene ese diseño original más el café. Muy pronto se verá por toda Caracas sirviendo café”.

Además de empresas como Pietro Carbone de Carbone Espresso, este suceso del café en Caracas cuenta con la alianza de Paramaconi Acosta, la Escuela Venezolana del Café, Páramo Café y Distribuidora Giorgio.

 “Caracas Quiere Café”, llegó al Eurobuilding para quedarse y dar cabida a quienes cultivan, aman y beben sus milenarios encantos

Por Jahe Rudas Guzmán/g  GENTIO /especial

Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *