Puede que sea Nueva York, París o Madrid, Londres, o las antípodas, Caracas, Singapur, Tailandia, o Miami, las Antillas o Brasil. Siempre hay un espacio para hacer un alto, “ver” o dejarse “ver”. Acribillados a flashes por “paparazzi” he aquí a una porción de ese gran contingente de mortales que pululan con su anillo de brillantes, a la luz de las velas, o de las candilejas… lejos del mundanal ruido ¡Y cómo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *