Las  Madres están presentes de una u otra manera, en las mentes de todos los seres del planeta Tierra, pero pocas veces, al mismo tiempo en cada uno de los instantes del presente, del pasado y del futuro. Ellas significan  el todo de la vida, descubren los pensamientos de sus hijos, el bien y el mal, y la bondad militante de cada uno de ellos.

Las madres son privilegiadas porque saben prodigar el verdadero amor, y es allí donde descubren la máxima esencia de la vida. Son las que, germinan la cosecha especial que nos dan un soplo al corazón para lograr subir los peldaños hacia los confines de eso que llaman el tiempo. Hoy, es sólo un día en la agenda para homenajearlas y rendirle culto. A ella siempre se la quiere con veneración todos los días del mundo porque son benditas en todos los confines de la Tierra.

¡Alabado sean Las Madres!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *